Felicidad, solo eso

Hoy es uno de esos días para marcar en el calendario, de esos en que uno arranca la jornada lo mejor que puede, tratando de no pensar demasiado en los acontecimientos programados, pero que no puede sacarse la ansiedad, la incertidumbre que genera el estar a la espera de un resultado desde hace meses.

Llegamos en hora, nos sentamos en la sala de espera y aguardamos nuestro turno, sentimos esa extraña sensación en el estomago, ese nerviosismo, ese miedo intrínseco típico de situaciones similares. Y entramos en el consultorio, saludamos, intercambiamos algunas palabras para aliviar la tensión, hasta que nos dicen el resultado de las pruebas.

Fue el caso del pasado medio día cuando la doctora nos comunicó que la resonancia magnética estaba bien, la operación salió según lo que ellos ya estimaban y ahora solo queda repetir la resonancia dentro de un año para un nuevo control. Imaginen la alegría, la emoción y la felicidad al recibir la noticia, al saber que todo el esfuerzo del último año se corono con éxito.

Lo que nos queda es festejar y seguir disfrutando, gozando la vida todo lo posible, manteniendo siempre esa actitud positiva, manteniendo el esfuerzo diario por seguir nuestro camino. Y al mismo tiempo seguir dando gracias a Dios y a todos quienes de un modo u otro han estado y están a nuestro lado, familia, amigos y especialmente mi esposa Rosa, mi amor.

-Publicación hecha el 30/05/2017 y recuperada de mi anterior blog