Felicidad y viajes

Bitácora del primer viaje:

La primera vez fue en el año 1963, tenía 5 años y mis hermanas ya habían nacido. Los viejos ya tenían la casa construida aunque sin los detalles finales, aún vivían mi abuelo materno y mi abuela paterna y nuestros padres decidieron que era el momento de regresar a España con sus hijos, para que los abuelos, tíos y primos nos conocieran.

Sobre finales de aquel año, emprendimos la primera etapa del viaje, Montevideo-Buenos Aires en el vapor de la carrera. Viajamos toda la noche, para en los días siguientes abordar el barco que nos llevaría a Vigo, se trataba del transatlántico Alberto Dodero que hacía regularmente aquel trayecto.

No recuerdo en la casa de que pariente o amigo de mis padres nos quedamos durante aquella espera, pero recuerdo el primer incidente que sufrí durante aquel viaje. Nos íbamos de visita vestidos de pinta por un barrio de Buenos Aires, caminábamos por una vereda llena de hierba y canaletas de desagüe, y en un instante de distracción, tropecé y caí dentro de uno de esos surcos lodosos y mal olientes.

Afortunadamente un vecino nos brindó su casa y mi madre que tenía todo previsto, me lavó y cambió rápidamente de ropa. Que desagradable momento y al mismo tiempo que felicidad haberme librado de aquellas incómodas vestimentas, tan vistosas como asfixiantes.

La foto, es en Puerto Madero, supongo que por allí cerca habrá sido mi primer arribo y mi primera partida hacia España.

-Publicación hecha el 20/04/2015 y recuperada de mi anterior blog