La felicidad, es gratis

Felicidad, gratis!!!!!

En mi humilde opinión, la felicidad es gratis, es algo inherente a nosotros mismos y a nuestro entorno. Es algo así como el aire, algo para compartir desde lo singular, desde lo personal, hacia toda la sociedad. 

Me resulta difícil imaginar, aunque entiendo el costo que implica salir a difundir técnicas de motivación, de hecho algo tan simple como esto que estoy haciendo, tiene un costo. 

Hay mucha gente haciendo esto y por lo visto, cada día se incorporan nuevos oferentes de cursos, libros y demás instrumentos.  Sin embargo, hace unos días, viendo un reportaje sobre el tema, me enteré lo que significa el negocio de la felicidad. 

Todas esas personas, que hacen de la felicidad su trabajo, su forma de obtener ingresos, merecen respeto y admiración. Además de ayudar a mucha gente a orientarse, a perder los miedos, a emprender un camino feliz; son capaces de vivir dignamente de esa actividad.

Decálogo para la felicidad gratis

Yo no soy psicólogo, ni psiquiatra, ni coach, ni tengo ninguna formación en la materia. Simplemente soy un amo de casa, que cada día se esfuerza por dar lo mejor de sí mismo en cada actividad. Y en todo ello, pongo toda la fuerza, las ganas y la actitud positiva necesarias para lograrlo.

Llevo adelante mi vida, haciendo mi camino desde que me levanto hasta que me acuesto, con una sonrisa. Poniendo todo mi ser en funcionamiento, para generar alegría, ilusión, buena onda, optimismo, felicidad y amor. Sentimientos que solo nosotros somos capaces de hacer surgir desde lo más profundo de nuestro ser.

Esa sonrisa al despertar, es el primer paso de mi decálogo para ser feliz, que cada día llevo adelante. Y con esa primera expresión de alegría, por estar vivo, por despertar a una nueva oportunidad de disfrutar lo que me rodea, tomo impulso. Después, solo es continuar con esa inercia mientras nos aseamos, o preparamos el desayuno.

Luego al salir de casa, continuo cultivando esa algarabía, tarareando una canción, saludando amablemente a los vecinos y deseándoles buenos días. Disfrutando el paisaje que nos rodea, siempre es posible encontrar algo novedoso, algo que nos impacte y nos brinde un motivo para continuar. Dejarnos sorprender y ser sorprendentes, creando ese clima que propicia la buena onda, la ilusión. Puede ser en cualquier momento, algo que se nos ocurra porque sí, algo sin planificación, algo espontáneo y agradable.

Dejar fluir

En fin, todos tenemos nuestra forma de ver y hacer las cosas, solo debemos dejar fluir los buenos sentimientos y las emociones. Y, al compartir ese caudal afectivo y emocional, estamos entregando a nuestro entorno lo mejor y mas autentico que tenemos. 

Y para quienes no necesitamos ni libros, ni cursos, ni invertir dinero alguno. Quienes solo seguimos nuestro instinto, quienes hacemos caso a todas esas cosas que sentimos. Conectarnos con nosotros mismos, la familia, los amigos y compartir nuestro tiempo, nuestro caudal afectivo y emocional, es algo normal. 

De ahí, es donde surge la mejor ayuda, casi siempre tenemos muy cerca a esa persona especial, con la que podemos hablar abiertamente. Con quien tomando un mate, o un café, podemos aclarar nuestras ideas y elegir el camino correcto. Ser feliz es nuestra elección y es gratis!!