Engranajes que mueven el mundo

Cuales son, donde están, quienes tienen los mandos de esos engranajes que mueven el mundo. Seguramente caeremos en la clásica actitud de culpar a los políticos, a los bancos, a ciertas logias instaladas desde tiempos inmemoriales. En fin, organizaciones religiosas, ambientalistas, feministas y una serie de corporaciones vinculadas a la teoría conspirativa. 

Y sí, un poco de cada uno de esos ingredientes encontraremos en esa red monstruosa que nos atenaza y exprime. Aunque algunos de ellos, los percibimos de forma cotidiana, están ahí en nuestras casas penetrando en nuestra intimidad. 

Discursos

Los medios de comunicación nos bombardean a diario con una serie de discursos políticos, religiosos y de diferentes organizaciones. En general, con malas noticias, casi ninguna nueva positiva, es evidente que las buenas novedades no venden tanto como las otras.

En los discursos que escuchamos cada jornada, políticos, religiosos, ambientalistas, feministas, se esconden elementos condicionantes. Son mensajes dirigidos a nosotros,  que en todos los casos buscan inspirarnos el miedo, la duda y al mismo tiempo nos complican la vida. 

el gran palo en la rueda

Y lo cierto, es que toda esa ansia de dominio, de control y poder que intentan ejercer, es el gran palo en la rueda de la sociedad. Buscan desesperadamente ser los engranajes que mueven el mundo, sabiendo que ese mecanismo se encuentra en cada uno de nosotros.

Por eso insisto tanto en la importancia de conocernos a nosotros mismos, de aprender el modo correcto de activar esos mecanismos. De hecho en nuestra singularidad, tenemos teclas específicas que encienden los generadores de algarabía. De ahí, que salga a pregonar la trascendencia de crear alegría, ilusión, buena onda, optimismo, felicidad y amor. Solo así seremos capaces de ejercer honesta y dignamente nuestra libertad.

suma de voluntades

Es desde nuestra propia conciencia, del esfuerzo personal, de las ganas que le ponemos y de la actitud positiva, que haremos aflorar lo mejor de cada uno. La suma de voluntades en éste sentido, será lo que pueda poner las cosas en su lugar. Desde esa toma de conciencia individual, asumiremos nuestra potencia y capacidad para aportar al conjunto. Poner nuestros mecanismos en sincronía con quienes nos rodean, mostrará la verdad de todo lo que nos rodea. Nosotros somos esos engranajes que mueven el mundo y podemos tener el control desde las pequeñas decisiones cotidianas.

Simplemente, tenemos que tomar conciencia de todo aquello que aporte al  bien común, lo que genere felicidad al conjunto de la sociedad. Hay que asumir las responsabilidades y obligaciones que ello implica, para disfrutar los derechos derivados. 

tenemos el mando

Entre otras obligaciones y responsabilidades están, respetar las normas y hacerlas respetar a quienes rigen los destinos de la sociedad; ser atentos observadores y actores, aportando todo aquello que esté a nuestro alcance. Ser lo suficientemente lúcidos, para evitar ser engañados en nuestra buena fe. Y tener claro que en conjunto, unidos hacia un objetivo común, tenemos todos los elementos necesarios para cambiar lo que haga falta. 

Cada pequeña decisión que tomamos a lo largo de la jornada, es una respuesta, es una muestra clara de hacia dónde vamos. Seamos cuidadosos y tomemos el control, somos los engranajes que mueven el mundo y tenemos el mando!!!!